Tus hijos, ¿han aprovechado su programa de verano?

Tus hijos, ¿han aprovechado su programa de verano?

Son miles los adolescentes que realizan programas en el extranjero cada verano. Entre ellos, quizá tu hijo haya ido a aprender inglés en Reino Unido, haya viajado a Estados Unidos con un programa de actividades en grupo o haya cursado algún programa preuniversitario de cara a mejorar su currículum y tener más posibilidades de estudiar la carrera en el extranjero. Sin embargo, si nos detenemos un minuto a pensarlo, ¿cuántos aprovechan la experiencia?

Ahora que todos estos estudiantes están regresando a casa es hora de evaluar si la inversión económica y el esfuerzo personal han merecido la pena. Como padres, lo primero que nos preocupa es que nuestros hijos hayan estado contentos y que se hayan divertido pero, en la mayoría de los casos, es igual, o más importante, saber si esa experiencia ha tenido un mayor alcance: si han aprovechado el tiempo para madurar, aprender y practicar la lengua extranjera. Para poder evaluarlo correctamente, necesitamos echar la vista atrás y revisar todos los objetivos que nos habíamos planteado antes de elegir el programa. Independientemente de los objetivos que podamos tener a nivel personal, existen 4 aspectos que, desde The Lemon Tree Education, creemos que nos van a permitir valorar si nuestros hijos han tenido una experiencia positiva: 

  1. Madurez. Mientras nuestros hijos están fuera a cientos -a veces miles- de kilómetros de distancia, cada experiencia que viven es un paso más hacia una madurez, tanto emocional como psicológica. En un mundo en el que nos preocupa el bienestar y seguridad de nuestros hijos, muchas veces pecamos de sobreprotectores, con lo que bloqueamos el proceso de maduración y de autosuficiencia de nuestros hijos. Una estancia en el extranjero es una herramienta que nos ayuda a dejarles crecer. La madurez puede apreciarse fácilmente en niños más jóvenes y se logra con pequeñas cosas como hacerse responsables de sus pertenencias, saber preparar su maleta o manejar su propio dinero. No obstante, en general, enfrentarse a situaciones comunes en otro idioma y cultura es muy beneficioso para el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos.
  2. Socialización. Está claro que, a través de estos programas de verano en el extranjero, nuestros hijos van a socializar, pero la importancia y el provecho de estas experiencias reside en que tienen la oportunidad de socializar fuera de su contexto habitual y con otras personas de nacionalidades y entornos muy distintos. Cuanto más alto sea el número de nacionalidades a las que estén expuestos nuestros hijos, mayor va a ser su capacidad de tolerancia y entendimiento en el futuro. En un mundo global como el que vivimos es necesario desarrollar este tipo de habilidades para poder adaptarse mejor. Las nuevas tecnologías hacen que mantener esas conexiones sea muy sencillo, interésate por saber los nuevos amigos que han hecho tus hijos, anímales a escribirse con ellos y a seguir cultivando esas relaciones, a la vez que socializan, practican otro idioma y forjan una amistad.
  3. Idioma. Una de las razones fundamentales por la que muchos padres eligen una experiencia en el extranjero es, sin ninguna duda, que sus hijos aprendan o mejoren un idioma. En este sentido, es muy conveniente saber si nuestros hijos han estado expuestos de manera suficiente a ese idioma o si, por el contrario, han tenido demasiado contacto con sus compañeros españoles de viaje. Una manera objetiva de saber el nivel que nuestros hijos han alcanzado es a través de una prueba de nivel. El Consejo Europeo elaboró un marco común con el que medirlo. Los criterios para evaluar son la comprensión lectora y auditiva, la expresión escrita y la interacción y expresión oral. Se establecen 6 niveles (A1, A2, B1, B2, C1, C2) donde A1 es principiante y donde C2 es nivel bilingüe. Como guía, al finalizar sus estudios de secundaria, un estudiante debería tener un nivel entre B1 y B2 y, si quiere acceder a estudios en el extranjero, debería aspirar a tener un C1.
  4. Currículum. Nuestros hijos conviven en un entorno muy competitivo y, cuando finalicen su educación obligatoria, van a tener aún mayor competencia a la hora de acceder a estudios superiores, becas, trabajo… Por ello, nunca es demasiado pronto para empezar a construir un buen currículum. El verano es un momento perfecto para poder participar en actividades que puedan aportarles habilidades y destrezas que les ayuden en el futuro: programas de voluntariado, de desarrollo personal, de ayuda a la comunidad… Siéntate con tus hijos y analiza todo lo que han aprendido y cómo eso puede transformarse en algo reseñable que les ayude a destacar.

Existen muchas maneras de analizar la efectividad de estas experiencias, en The Lemon Tree Education te hemos presentado solo algunos de ellos, los que consideramos más importantes. Para nosotros, tener claros los objetivos es fundamental a la hora de trabajar con nuestros estudiantes, ya que, en función de esas metas, trazamos el plan educativo que pueda repercutir de manera más positiva en su desarrollo. Nos apasiona ayudar a estudiantes y sus familias, ¿hablamos? Llámanos al 910604185 o escríbenos a hello@tlteducation.com

The Lemon Tree Education
hello@TLTeducation.com

Somos un equipo de consultores de educación con amplia trayectoria en el sector. Ayudamos a familias y profesionales de la educación a desarrollar un plan estructurado para sus hijos o alumnos. #transparencia #educacioninternacional #expertoseneducacion

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

El sitio web www.thelemontreeeducation.com utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que se obtiene a través del análisis de los hábitos de navegación de manera anónima. Al continuar la navegación sin cambiar la configuración, se considerará como aceptado el uso de cookies del sitio web. Para obtener más información o modificar el uso de las cookies puede acceder a la Política de cookies.

ACEPTAR