“Apertura de mente”

Info. Experiencia

Pilar Aranda y Julio Minayo

Se dan cuenta de que el mundo es muy grande y las posibilidades, cuando te vas por ahí, aumentan. Si no, nos restringimos a nuestro terruño y punto. Viajar te abre la mente y eso, yo creo, que es bueno para todo.

Julio Minayo, padre de Alejandro y César

Os presentamos a Pilar Aranda y a Julio Minayo, padres de Alejandro y César (ambos estudiantes de uno de nuestros programas de año escolar en el extranjero)

>> Canadá en familia (colegio público y familia voluntaria)

¡Hola!

PA: Somos Pilar y Julio. Nosotros tenemos dos hijos, actualmente tienen 17 y 16 años. Cuando tenían 15, los mandamos fuera al extranjero a estudiar. Esto era un pensamiento que teníamos desde pequeñitos.

JM: Era nuestro plan desde hace mucho tiempo

PA: Y a ellos, además, siempre les decíamos: “vosotros vais a ir un año fuera”, siempre. Y la verdad es que ya lo tenían en mente. Entonces los mandamos a Canadá a los dos. Estuvieron ahí diez meses y la verdad que la experiencia ha sido muy satisfactoria en todos los sentidos.

JM: Bueno, sí, por parte de ellos siempre nos compraron la idea desde el principio, es decir, querían, no les disgustaba. Pensemos que es todo un año fuera – esto no se puede hacer con los chavales obligados, tienen que querer hacerlo. Aquí todos tenemos que estar de acuerdo. Sí, tiene que ser natural, no puede ser nada forzado.

¿Por qué decidisteis mandar a vuestros hijos a estudiar fuera?

JM: Fundamentalmente porque yo he viajado de pequeño al extranjero, incluso demasiado pequeño, con 12 años, me fui un mes en Inglaterra, con 20 a Estados Unidos, luego estuve en Sudáfrica tres meses con 20 años y te das cuenta lo importante que es abrir la mente, esforzarte a ti mismo a estar en otro ambiente o con el idioma. Si no te vas fuera, no lo vas a aprender bien. Es una experiencia estupenda. Yo me hubiera gustado incluso estudiar fuera, pero no lo pude hacer. Sobre todo por temas económicos. Antes también era más difícil. Pero yo quiero que nuestros hijos vayan y por eso teníamos esa idea. Entonces, estas cosas conviene tenerlas organizadas desde un principio. Sobre todo también por el tema económico. Hay que prepararse. En fin, son muchos factores. Improvisar no es bueno. Puedes tener una idea de un año para otro, pero si luego se lo vas pensando con tiempo, mucho mejor.

¿Cómo de importante ha sido que una agencia como TLT os acompañe en esta experiencia?

JM: Mira, hasta lo teníamos muy claro. Sabemos que este tipo de procesos son complejos. Las posibilidades de fastidiarla haciéndolo todo nosotros mismos, son casi del 100%. Entonces, en estos casos, ¿por qué no usar la experiencia de alguien que sepa realmente cómo se hace? Te guían, sabes que lo van a hacer bien, tú tienes que hacer la parte de completar lo que tengas que hacer, pero estás tranquilo. No vas a pifiarla. Y eso te da mucha tranquilidad. Porque esta discusión la hemos tenido con nuestros amigos: “No, hombre esto… ¿pero por qué no lo hacéis vosotros? Seguro que lo puedes hacer.” Pues, probablemente sí, pero que tengo dedicar muchos recursos, tiempo, buscar cosas que no sé hacer… las probabilidades de que lo haga mal, son altas. ¿Y si me dejo un trámite que es necesario? ¿Y si no hago algo a tiempo? Lo tenía muy claro. Si estáis vosotros, que para eso ofrecéis vuestro servicio y lo hacéis muy bien, pues, oye, es que está claro. O sea, esta es nuestra opinión. El que quiera intentarlo por sus propios medios, es libre de hacerlo, pero es complejo, es un proceso complejo. Entonces es mejor saber quien sabe hacerlo.

¿Cuándo os habéis sentido especialmente apoyados por el equipo de TLT?

PA: Yo creo que en todo momento. A mí me ha gustado mucho, sobre todo, el que nos mandarais todos los meses el seguimiento de cómo habías hablado con ellos, cómo les encontrabais. De hecho hay cosas que me enteraba por vosotros, que a lo mejor yo hablaba con el niño y él no me lo contaba y luego me lo contabais vosotros. Así que nos hemos sentido apoyados en todo momento. Y también lo de estar con vosotros y la experiencia que tenemos de otras amistades que sé que han tenido problemas con la familia. En nuestro caso no lo tuvimos y, en “cero-coma” habéis reaccionado y el niño al día siguiente estaba cambiado de casa y con otra familia. Lo sé en dos casos. Yo creo que es sobre todo el apoyo.

¿Diríais que esta experiencia ha enriquecido a vuestros hijos?

PA: En todos los sentidos, o sea, en el sentido de que han conocido una cultura nueva o sea distinta. Yo creo que en todo y el idioma, que es fundamental.

JM: Y de hecho, por ejemplo, a Alejandro no le importaría estudiar la carrera fuera. Esto a lo mejor era impensable si no hubiera probado primero un año. Se dan cuenta de que el mundo es muy grande y las posibilidades cuando te vas por ahí aumentan. Si no, nos restringimos a nuestro terruño y punto. Viajar te abre la mente y eso, yo creo, que es bueno para todo.

 >>¿Si tuvieseis que valorar la experiencia en una palabra?

JM: Apertura.


Experiencia: Familia Minayo Aranda. Pilar Aranda y Julio Minayo, padres de Alejandro y César.

Programa: Canadá en familia (colegio público y familia voluntaria)

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad