Creatividad I – El arte de crear

Creatividad I – El arte de crear
16Ene 2021

¿Quién te ha dicho que ser creativo tiene que ver siempre con habilidades artísticas o belleza? ¿Cuál es la diferencia entre el “Arte de Crear” y “crear arte”?

Existen numerosas concepciones que giran en torno al tema que hoy nos ocupa: la creatividad. La concepción más usual de la creatividad tiene que ver con saber pintar, diseñar, cantar, bailar, tocar un instrumento, muchos colores o personas bohemias. 

Bien es verdad que a veces es el caso, la creatividad es un concepto mucho más amplio. ¡No solo eso! Es una habilidad entrenable, dinámica y, sobre todo, una habilidad que cuanto más la pongas en práctica más “teñirá tu vida de color”

Es también una forma de ser, que puedes llevar a cada ámbito de tu vida. Si tienes ganas de saber cómo, ¡sigue leyendo!

Descubriendo tu creatividad – creando sinergias

Si ya has leído alguno de nuestros artículos sabrás que queremos que te inspiren de una forma práctica también, para que puedas introducir nuevos hábitos o formas de ver tu mundo. 

Para sacar más a la luz tu parte creadora, hemos preparado para ti unas cuantas propuestas con un tinte más intelectual y, en la siguiente sección, otras más prácticas.  

La creatividad es una habilidad y actitud innata en las personas. ¡Te invitamos a sacarle su máximo potencial, a jugar y a pasártelo en grande!

Un juego muy sencillo consiste en coger un objeto aleatorio e imaginar todas las posibles cosas para las que ese objeto podría servir. ¿Cuántos nuevos usos eres capaz de darle tú a un paraguas corriente? Para un momento y reflexiona sobre esa pregunta 😊

paraguas de colores abiertos

Si tienes la intención de desarrollar tu potencial creativo, observa, aprehende y crea sinergias

Observa tu alrededor

Visualiza tu entorno con otros ojos. Dirige tu atención hacia comprender cómo funcionan las cosas a tu alrededor de una forma diferente, aunque solo sea como un ejercicio para dejar de lado la rigidez de nuestro enfoque, la comodidad o el hábito. 

Aprehende

¡Sí, sí! Aprehender, no aprender en este caso. Esto significa concebir el mundo que nos rodea sin juzgar, sin afirmar o negar. 

Reconecta con las personas, circunstancias, objetos, naturaleza, etc. de una forma diferente. Sin tomar posturas, solo como fuentes de inspiración, manteniendo tu mente abierta.  ¿De qué manera pueden servirte tal persona o tal cosa de inspiración? Probablemente, incluso te sorprendas viendo a personas con quienes no compartes estilos de vida u opinión como fuentes de inspiración en una dirección inesperada.

Crea sinergias

¡Reinventa tu mundo! ¿Cómo puedes conectar áreas de tu vida que aparentemente no están en absoluto relacionadas? Se trata de ver cómo los diferentes ámbitos de tu vida se relacionan entre sí y cómo puedes conectar ideas aparentemente inconexas como, por ejemplo, una libélula con nuestros medios de transporte, la pintura con programación informática o una estrella de mar con la idea de resiliencia.Esto te servirá para entender cómo tu mundo está relacionado intrínsecamente entre sí. Para poder abordar las situaciones de tu vida desde la raíz y no desde lo que puede ser un “síntoma” de otra causa más fundamental en la forma de pensar, interactuar, etc. Para comprender esto mejor, quizás te interese leer nuestro artículo sobre sense making.

Procesos creativos

Podemos sistematizar, analizar y estructurar la creatividad con un fin determinado. 

Por ejemplo, si estás haciendo un trabajo con gente de tu clase (o en tu trabajo en un futuro) y quieres crear un contexto creativo más ordenado y focalizado, quizás podría serte útil aprender sobre el método de los 6 sombreros de Edward de Bono.

mural y bici

En este método cada sombrero tiene un significado concreto. Por ejemplo, la persona asignada para facilitar el encuentro se pondría el sombrero azul. El resto de los sombreros también tienen un significado asignado (rojo: emociones; amarillo: ventajas; negro: inconvenientes; blanco: información; verde: alternativas y posibilidades). 

Los sombreros están pensados para que todo el grupo esté enfocado en el mismo punto a la vez en lugar de que cada uno esté hablando de lo primero que se le viene a la mente y en direcciones contrarias. El facilitador del grupo irá eligiendo qué sombrero es apropiado en cada momento en función de lo que el grupo y el proyecto necesita. En lugar de sombreros puedes utilizar círculos en cartulinas grandes de colores. 

Por ejemplo, imagina que tienes un proyecto con tus compis de clase de historia. La persona asignada para funcionar de facilitador tendrá el sombrero (o cartulina) azul. A lo mejor, en la primera reunión, decide poner el sobrero blanco (el de la información) en el centro para que todos aporten todo el material y conocimientos previos del tema hasta ese momento. Después decide utilizar el rojo (emociones) para ver cómo se siente para componente del grupo en relación con el tema (entusiasmados, no muy motivados, curiosos, etc).

Después, por ejemplo, podría usar el sombrero verde para hacer una lluvia de ideas de la dirección del proyecto de historia. Los sombreros negro y amarillo pueden servir para evaluar cada una de las decisiones una vez todos los componentes del grupo hayan aportado ideas en la etapa del sombre verde. Y así tantos cambios como sean necesarios para que se le podáis sacar el máximo partido a la reunión de proyecto.  

¡Es super interesante! 

Te recomendamos que le eches un vistazo y seguro que le encuentras aplicación. 

Otras lecturas interesantes sobre creatividad

Por otro lado, otros autores se han encargado de definir las fases del proceso creativo para ayudarnos a comprender cómo funciona. Este es el caso de Graham Wallas, quien decía que en todo proceso creativo existen 4 etapas:

  1. Una de preparación y análisis, 
  2. Otra de incubación o interiorización, 
  3. Una tercera de iluminación, donde la solución surge de improviso,  
  4. Y una cuarta de verificación, en la que comprobamos los resultados de la opción elegida.

Entender las fases de la creatividad te ayudaría a seguir desarrollando tu creatividad de una manera estructurada

En lo profundo de ti mismo 

El arte de crear

¡Tú eres ya potencialmente una persona creativa!

Descubrir cómo convertir cada ámbito de tu vida es tu zona de juego depende de ti. 

Incluso tu actitud ante una situación puede ser tu zona de juego. Imagínate que tienes un examen que tienes que estudiar de una forma concreta y que no te deja mucho margen de maniobra en cuanto a la forma de estudiar. Un área que no depende de nadie más que de ti es la actitud con la que haces las cosas y te relacionas con tu entorno.  

Si tienes más curiosidad sobre cómo seguir desarrollando esta actitud, puedes leer también nuestro artículo sobre Creatividad II, donde podrás comprender mejor cómo aplicar esta habilidad en tu contexto particular, descubriendo tus zonas de juego y qué puedes hacer tú para seguir desarrollando tu creatividad. 

¡Hasta pronto!

Sobre el Autor

Alejandro Ballesteros Barnie

Alejandro Ballesteros Barnie

Alex es community manager, psico-terapeuta, formador y facilitador. Sus grandes aportaciones han sido realizar proyectos de cooperación internacional en Senegal, Costa Rica e India; programas de acompañamiento juvenil, educación emocional y experiencial en España; y coordinar la comunidad de expatriados más grande del mundo desde Alemania. Su misión es crear espacios donde los jóvenes puedan conectar con quiénes son, sus talentos y su manera de contribuir en el mundo de una forma sostenible.

Más sobre mí:

Deja un comentario

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad