La confianza – calidad de vida y vínculo humano

La confianza – calidad de vida y vínculo humano
01May 2021

La confianza es uno de los ejes centrales de la calidad de vida y el vínculo humano. Imprescindible para un desarrollo equilibrado y emocionalmente seguro

Podemos definir la confianza de muchas formas. Una de ellas, en función de la relación que se establece entre dos personas y la vulnerabilidad que existe ante las acciones de la otra persona. Implica no controlar esas acciones, apoyándose para ello en la expectativa que surge del conocimiento del otro. 

Cuando confiamos en alguien, existe una predisposición positiva y abierta respecto a las intenciones y comportamientos del otro. Nureya Abarca, una psicóloga de la universidad de Chile, afirma que la confianza es una apuesta hecha en el presente, hacia el futuro, y fundamentada en el pasado. También dice que es un estado psicológico y no un comportamiento

La confianza es un concepto dinámico y puede cambiar con el tiempo, es decir, puedes aprender a hacerlo y no es algo estático. Juega un papel fundamental en la forma en que funciona nuestra sociedad desde una perspectiva económica, en la forma que nos asociamos a otros o a grupos de personas y en infinidad de otros aspectos de nuestra vida. 

Dado que podríamos abordar la confianza de diferentes maneras en función de nuestro foco de interés, hoy vamos a analizar este concepto desde 3 distintos niveles: confianza en los demás, autoconfianza y confianza en la vida. 

Confianza en los demás – seres sociales desde el principio

Empezamos con la confianza en los demás porque es la primera que se manifiesta en nuestro desarrollo. Al inicio de nuestra vida, nuestra especie es muy dependiente de sus cuidadores, como nos explica Roderick M. Kramer. Según él, las evidencias de la importancia del vínculo para generar confianza son claras, resulta que venimos “programados” para ello: en menos de una hora después de haber nacido, un bebé girará su cabeza en la dirección de la persona que le está mirando. Después de unas horas más, el bebé girará la cabeza en la dirección de la voz de la madre. Y ocurre también después de pocas horas que el bebé ya está imitando gestos de sus cuidadores.

Se trata de una etapa esencial en lo que se refiere al desarrollo de nuestra forma de apegarnos y relacionarnos con los demás

Es, por tanto, que el apego y la confianza envuelven todas las relaciones humanas y el motivo por el cual te invitamos a tomar consciencia de tu forma de vincularte a los otros.  

  • ¿Con quiénes sientes que existe un vínculo profundo y de confianza?
  • ¿Qué personas de tu contexto se “vinculan de forma sana” para ti? 
  • ¿Cómo es tu forma de vincularte a otros?

En la terapia centrada en el cliente de Carl Rogers, se habla mucho de las actitudes para crear un contexto donde la persona se sienta confiada para indagar en sí misma y explorarse. Estas actitudes son: empatía, el amor incondicional y la congruencia (que la persona sea genuina). Estas actitudes despiertan confianza en el vínculo y es algo que podemos aplicar en un contexto “no terapéutico”, en nuestras relaciones con otros. 

La confianza tiene que ver con nuestra naturaleza interdependiente, con nuestra capacidad de evaluar el “riesgo percibido” de una situación o de un encuentro. En última instancia, la confianza influirá también en nuestro sentido de pertenencia.  Entender cómo nos relacionamos forma parte del proceso de aprender a vivir juntos como comunidad, así que cualquiera de los contextos con los que entras en contacto (colegio, instituto, trabajo, familia, vecindario, etc.) pueden ser para ti una oportunidad para entrenarte y tomar consciencia.

Autoconfianza – aprendiendo a desaprender, aprendiendo a elegir quien quiero ser

La autoconfianza y la percepción que tenemos de nosotros mismos tiene mucho que ver con lo que aprendimos de nuestras figuras cuidadoras. 

¿Has escuchado alguna vez hablar de la profecía autocumplida (o autorrealizada)?

Son esas predicciones que, de alguna forma, condicionan el resultado de los acontecimientos posteriores. Funcionan como “profecías” porque la creencia que tenemos sobre lo que va a ocurrir se alinea con nuestras acciones y al final somos nosotros los que o bien creamos esa situación, o bien buscamos evidencias de que nuestra creencia (“profecía”) es la realidad. 

Así que te voy a hacer ahora algunas preguntas que pueden ayudarte a observar (sin juzgar) cuál ha sido esa idea de ti mismo que has construido, y cómo de relacionada está con tus capacidades, lo fiel que eres a tu palabra, u otras habilidades y valores. 

  • ¿Qué te has creído? ¿Cuál es la idea que te han “vendido” de ti, de quién eres y tus habilidades?
  • ¿Qué creencias te empoderan y cuáles te quitan poder?
  • ¿Cómo te ayudaría adueñarte de todo eso que has recibido y transformarlo en la forma en que tú eliges vivir?

Es importante conocer nuestra tendencia (si tendemos a sobrevalorar nuestras capacidades, o infravalorarlas, o ambas dependiendo de la situación) para después ponerla en juego de una forma que se adapte a la situación. Tienes la capacidad de tomar decisiones sobre cómo eliges vivir tu vida. 

Confianza en la vida – la tercera pata de la silla

Dentro de nuestro análisis, vamos a añadir una tercera dimensión que tiene que ver con la confianza en la vida. Está relacionada con nuestra capacidad de mantenernos resilientes y con la gestión de la incertidumbre

“Y cuando no tiene que ver con nadie, ni conmigo ni con una persona concreta, ¿qué hago?”

Hay cosas que no están en nuestra mano. Es por tanto nuestra tarea identificar qué cosas sí lo están, cuáles no, y poder diferenciar entre lo uno y otro. Tiene que ver con lo conectados que estamos con la vida, si la vivimos con apertura o de una forma defensiva porque creemos que lo que acontece es peligroso. 

Algunas personas prefieren llamarle “Universo”, o “Dios”. Sin embargo, más allá de nuestras creencias espirituales, existe una tercera pata en la silla de la confianza que no está ligada a nuestra manera de vincularnos con las personas o con nosotr@s, al menos no directamente. 

Entenderte

como parte de una realidad,

de la que tomas y a la que das.

Con la que te relacionas

de forma explícita e indirecta a la par.

Entender que

existe una tercera pata

que sostiene también tu mundo. 

Con la que dialogas

mientras le miras a los ojos 

o le das la espalda. 

En la confianza 

Uno vive

Y no sobrevive. 

¿Te animas a crear tu propia poesía sobre la confianza en la vida?

Crear confianza

Si observas la pirámide de necesidades de Maslow, seguro que puedes fácilmente ver la conexión entre la confianza y la satisfacción de nuestras necesidades de desarrollo, desde las más básicas hasta las más elevadas. 

La confianza es el resultado de las actitudes que has asumido a la hora de entrar en contacto contigo, con el otro, con la vida. No es algo absoluto, hay escala de grises, no es blanco o negro.

Retomando la frase de Abarca que hemos mencionado al principio del artículo, la confianza es una apuesta hecha en el presente, hacia el futuro y fundamentada en el pasado. Entonces, ¿cabría la posibilidad de crear confianza

Te proponemos que juegues ahora con lo que sabes de la confianza.

Dado que sabemos que está fundamentado en el pasado, ¿podríamos crear situaciones que en el futuro serían nuestra referencia para fundamentar nuestra confianza?

De esta forma, podemos crear situaciones en nuestro presente, para que en un futuro (cuando utilicemos nuestro pasado como referencia) podamos encontrar evidencias que refuercen nuestra confianza en los demás, nuestra autoconfianza y nuestra confianza en la vida.

Por ejemplo, si naturalmente no me sale confiar en el vecino, podría crear situaciones en las cuales de forma consistente corrobore que puedo confiar en esa persona. Le podría pedir que me regase la planta que tengo en el pasillo u ofrecerme a regar las suyas, pedirle si por favor me podría llamar si escucha al perro ladrar en la terraza del piso, avisarle si hay algo importante de la comunidad de vecinos que debería saber, etc. 

Existen también límites, está claro. Y es responsable también ser consciente de esos límites. Hoy nuestra propuesta para ti es que te preguntes cómo crear confianza de una forma responsable

A partir de aquí, ¡a explorar!

Alex

Sobre el Autor

Alejandro Ballesteros Barnie

Alejandro Ballesteros Barnie

Alex es community manager, psico-terapeuta, formador y facilitador. Sus grandes aportaciones han sido realizar proyectos de cooperación internacional en Senegal, Costa Rica e India; programas de acompañamiento juvenil, educación emocional y experiencial en España; y coordinar la comunidad de expatriados más grande del mundo desde Alemania. Su misión es crear espacios donde los jóvenes puedan conectar con quiénes son, sus talentos y su manera de contribuir en el mundo de una forma sostenible.

Más sobre mí:

Deja un comentario

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad