El plástico, reto para las nuevas generaciones

El plástico, reto para las nuevas generaciones
10Jul 2021

Como ya hemos hablado en algunos artículos, tomar consciencia de tu impacto es el primer paso para vivir más consciente, responsable y sostenible. ¡¿A qué nos referimos con impacto?! ¡Échale un vistazo a este vídeo!

Es por ello que en este artículo vamos a tomar conciencia de unos de los retos sociales y medioambientales más presentes: el plástico.

Pero no solo veremos algunos datos interesantes y bien documentados, porque la concienciación es solo la mitad de lo que quieres decir estar bien informados hoy en día. La otra mitad es adquirir competencias, prácticas, habilidades de analizar y la profundidad filosófica para rediseñar nuestra presencia humana en el mundo.

En estos artículos puedes encontrar algunos ejemplos prácticos para tener una relación de calidad con el planeta: “consumo responsable” o “nuestro impacto en el mundo“.

8 datos sobre el problema del plástico en el mundo

Seguramente hayas escuchado o leído sobre como la difícil degradación de este material plantea desafíos ecológicos en todo el planeta. Aunque su impacto medioambiental ha obligado a todos los países a buscar alternativas para aumentar el reciclaje y reducir los residuos, parece que todavía falta mucho para poder prescindir de él completamente. Estos datos permiten hacerse una idea del enorme problema que suponen estos residuos a nivel ambiental.

  1. Cada minuto, se vende un millón de botellas de plástico en todo el mundo.
  2. Cada botella de plástico tarda unos 450 años en descomponerse. Si no está a la intemperie, la cifra se aproxima a los 1.000 años.
  3. Más del 90% de los plásticos del mundo se producen a partir de combustibles fósiles.
  4. El 42% del plástico utilizado en el mundo se destina al empaquetado de alimentos y productos manufacturados. Es decir, plásticos de un solo uso que apenas pasan unos minutos en las manos de los consumidores.
  5. En 2018, la producción global de plásticos fue de 359 millones de toneladas, un peso similar al aproximado de la población mundial.
  6. España es el cuarto productor de plástico de la Unión Europea y, según Greenpeace, solo el 30% de los plásticos se reciclan en el país.
  7. 8 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en los océanos cada año. Llegan por vía fluvial y se concentran en los grandes ríos del mundo y sus principales afluentes.
  8. Si los datos se mantienen, los océanos contendrían más plástico que peces en 2050 según datos de la ONU.

¿Qué te parecen estos datos? ¿Preocupantes, verdad?

¿Qué se puede hacer al respecto?

“El plástico es una clase de polímeros muy estables químicamente, y como son un invento reciente, de los años 1950, no hay formas naturales de degradación que lo eliminen del sistema”

Ricard Solé, físico-biólogo e investigador

Estas son algunas de las soluciones innovadoras hasta el momento:

Organismos que “comen” plástico

La gran esperanza en este contexto es lograr bacterias que sean capaces de desintegrar esos polímeros.

En el laboratorio que dirige este físico-biólogo, el ICREA, han calculado matemáticamente que un microorganismo lo bastante eficiente podría poner el plástico –incluso el que se acumula en los océanos– bajo control.

Dar una nueva vida a los materiales

“Hay quien ha sugerido que no deberíamos degradar el plástico, sino mineralizarlo: hacerlo mucho más estable y que adoptara propiedades de minerales, estables durante miles de años”

Ricard Solé, físico-biólogo e investigador

Otras ramas de la ciencia buscan soluciones basadas en la transformación del plástico que permitan darle una nueva vida útil.

Cambiar e introducir nuevas leyes

¿Qué tipo de plásticos se prohibirán en 2021?

Se prohibirán para el año 2021 las pajitas, cubiertos, platos, bastoncillos de los oídos, etcétera de un solo uso, además de plásticos oxodegradables, y utensilios de poliestireno expandido (el típico corcho blanco que protege algunos productos). Además, obliga a las marcas productoras a pagar por la gestión de residuos y las limpiezas de varios artículos de plástico de un solo uso, como las colillas de cigarrillos y artes de pesca.

Y, ¿qué puedo hacer yo? 5 ideas para reducir el uso de plástico en casa

1.- Productos de limpieza

No solo el detergente de la ropa se vende a granel, existen prácticamente todo tipo de limpiadores del hogar en tiendas especializadas. En cualquier caso, para mantener la casa limpia no hacen falta grandes cantidades de desinfectantes. Una buena mezcla de bicarbonato y limón o vinagre permite limpiar suelos, azulejos y superficies grasas.

2.- Cubiteras de hielo

Las bolsas de un solo uso o las cubetas de plástico son los productos más extendidos para hacer cubitos de hielo caseros. Sin embargo, existen alternativas ecológicas como las bandejas de metal, o las de silicona que son incluso más resistentes. También existen cubitos de metal rellenos de líquido que, tras pasar por el congelador, permiten enfriar la bebida sin aguarla.

3.- Servilletas

Las servilletas desechables o el papel de cocina son productos que se venden envasados en plástico. Además, al ser de un solo uso, se consume con mucha facilidad generando un residuo fácilmente evitable. La alternativa sostenible son las servilletas de tela o los trapos de toalla para secar superficies húmedas en la cocina. Se reduce el consumo de productos desechables en general y de plástico en particular.

4.- Cepillos de dientes

Una persona utiliza de media unos 300 cepillos de dientes de plástico a lo largo de su vida. Y cada uno de ellos puede tardar más de 75 años en degradarse. Una buena alternativa son los cepillos de bambú, fabricados con una planta de rápido crecimiento y que son biodegradables. Se pueden encontrar en el mercado cepillos de bambú con cerdas de nylon proveniente de aceite de ricino, lo que les convierte en 100% renovables. !Yo ya tengo el mio! 

5.- Bolsas de la basura

En realidad no es necesario utilizar bolsas para recoger los residuos orgánicos. Basta con utilizar un recipiente cerrado y tirarlo en el contenedor cada día. Esta es la opción más sostenible para evitar el uso de bolsas de la basura. Sin embargo también existe una alternativa y quizá, para muchos, más realista: las bolsas de la basura biodegradables. Eso sí, se debe tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce. 

¿A qué esperas tú para unirte el movimiento y luchar contra los mares de plástico?

Sobre el Autor

Iván Ballesteros

Iván Ballesteros

Ivan es coordinador de proyectos sociales, emprendedor, facilitador y coach. Ha viajado por Europa y África analizando comunidades donde el desarrollo personal y comunitario son los ejes principales. Ha trabajado en países como España, Rumania, Italia y actualmente Alemania, diseñando programas educativos donde la cooperación, la creatividad y la responsabilidad son el contexto. Su visión es crear una comunidad alternativa para jóvenes, donde cultivar sus habilidades y desarrollar proyectos sostenibles.

Más sobre mí:

También te puede interesar

Deja un comentario

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad