Mi forma de relacionarme y yo: Apego

Mi forma de relacionarme y yo: Apego
28May 2022

¿Por qué actuamos así en nuestras relaciones de pareja?

¿Por qué reaccionamos de esa manera ante las pérdidas?

¿De qué manera nos afectan los cambios en la pareja?

Las relaciones que establecemos en nuestra infancia con nuestros padres (o cuidadores principales) condicionan y modulan nuestro propio desarrollo del apego de manera cerebral, afectivo y social. Este vínculo afectivo-emocional tan importante es conocido como “apego”. Se podría decir que el apego es un vínculo intenso, profundo y que tiene una duración en el tiempo; es la manera que tenemos de entender y relacionarnos con la intimidad.

Según Bowlby, psicoanalista inglés, el apego tiene dos funciones básicas para nosotros: una función adaptativa, para asegurar nuestra supervivencia, ya que cuando somos pequeños dependemos de los adultos para poder ser independientes en un futuro; y, por otro lado, tiene una función de seguridad emocional, ya que necesitamos sentirnos protegidos por las personas que nos cuidan. 

Para la formación del apego es necesaria la existencia de tres factores:

  1. Apego de los cuidadores: Esto hace referencia al contacto y proximidad que establecen con nosotros nuestros padres, así como al tiempo que nos dedican.
  2. Representación mental: Es decir, cuando somos pequeños esperamos ciertas conductas de atención por parte de nuestros padres, necesitamos un entorno predecible: lloramos, nos consuelan y nos dan de comer.
  3. Sensaciones: Se refiere a las emociones y sentimientos que nos produce estar cerca de nuestros cuidadores: bienestar, paz o inseguridad, malestar.
apego

Así, a través de la estimulación que nos brindan estas interconexiones, se va a crear la base  sobre la que construimos nuestras relaciones afectivas. Sin embargo, los vínculos que vamos a establecer o estableceremos más adelante, en la adolescencia por ejemplo, son relaciones mucho más complejas. A estas relaciones llegamos con una variedad de expectativas y una serie de patrones de conducta que, a pesar de estar ligadas a nuestras experiencias primarias de apego, no se limitan a ellas. 

Las relaciones que establecemos con nuestros iguales o parejas va a ser un reflejo del proceso que hemos vivido y en el que se han asentado una serie de habilidades y destrezas, principios, la forma de pensar, la gestión cognitiva que hacemos de nuestras emociones así como la red afectiva que elegimos y con la que nos relacionamos de igual a igual. 

Por ello, la relación con las figuras parentales supone una referencia, un modelo de conducta que internalizamos, nos crea expectativas y nos influyen a la hora de relacionarnos. Es decir, desarrollamos ideas y creencias a través de las cuales integramos elementos y nos relacionamos con el mundo. Sin embargo, todo esto se puede transformar, ampliar e incorporar aspectos de otras relaciones afectivas que vamos estableciendo a lo largo de nuestra vida, cómo pueden ser las relaciones con nuestros iguales y nuestras primeras relaciones de pareja. 

apego

Estos nuevos vínculos van a hacer que nos cuestionemos nuestras experiencias pasadas de apego, haciendo que reconstruyamos nuestra manera de relacionarnos. Además, permiten que podamos pararnos a ser conscientes de nuestra propia historia, de la manera que tenemos de relacionarnos y así poder modularlo. Por ello, estas primeras relaciones que establecemos en la adolescencia tienen un papel esencial; son vínculos afectivos muy diferentes al de la familia, nos hace sentir que pertenecemos a algo y tenemos un espacio propio en el que construir nuestra identidad. 

El apego que hemos desarrollado y que aplicaremos en nuestras relaciones, depende, como bien hemos visto, de las interacciones que hayamos vivido con nuestros cuidadores durante la infancia así como de nuestra propia experiencia personal. Por ello, cuando nos relacionamos con los demás, lo vamos a hacer desde un estilo de apego concreto. 

¿Con cuál tipo de apego te identificas?

SEGURO

  • Sientes correspondencia en tu relación y con el amor que se crea.
  • Disfrutas de la intimidad con la otra persona.
  • Estás tranquilo con la relación, sin preocupaciones de que tu pareja te vaya a dejar. 
  • Aceptas las rupturas aunque sean difíciles.
  • Respetas tu espacio y el de tu pareja.
  • La comunicación es fluida, expresas necesidades y sentimientos.

EVITATIVO

  • Te desagrada cuando tu pareja busca más intimidad y/o compromiso de la cuenta.
  • Desconfías de la otra persona.
  • Te muestras distante en la relación.
  • Te resulta complicado hablar de emociones o de proyectos juntos en la relación.
  • Te incomodan los vínculos emocionales muy estrechos.
  • Las relaciones que estableces son superficiales.
  • Tu relación no es tu prioridad
apego

APEGO ANSIOSO

  • Sientes que te entregas a la relación más que la otra persona.
  • Te angustia la idea de que tu pareja no te quiera lo suficiente.
  • No te parece suficiente el tiempo que pasáis juntos.
  • Tu bienestar depende de la relación.
  • Tienes miedo a que te abandone.
  • Sufres mucho ante las rupturas.
  • Inviertes mucha energía emocional y tiempo en aspectos relacionados con la relación.

DESORGANIZADO

  • Presentas comportamientos contradictorios con tus sentimientos.
  • No te sientes querido en la relación
  • Rechazas las relaciones pero en el fondo las deseas y buscas; sientes miedo de ser abandonado pero te cuesta establecer intimidad con la otra persona.
  • Tienes altibajos emocionales.
  • Las relaciones que establecen son conflictivas.

A pesar de que la influencia de nuestros primeros cuidadores es grande, no es el único factor que determina nuestra manera de relacionarnos. También es importante la forma en la que lo vivimos, interpretamos y, más adelante, la manera en la que nos responsabilizamos de nuestras relaciones afectivas.

No es raro que con distintas personas nos relacionemos con diferentes estilos de apego; con la familia se puede utilizar un apego ansioso y con nuestros iguales uno evitativo.

Estos patrones de apego no son inamovibles, se pueden modificar. Es fundamental ser conscientes de la manera en la que te relacionas y reaccionas en la pareja para, a partir de ahí, poder regular y trabajar aquellos aspectos que te gustaría cambiar. Así podrás evolucionar a través de la experiencia y el trabajo propio. Además, a pesar de que el apego seguro supone un factor de protección a la hora de establecer vínculos afectivos, esto no quiere decir que no vayan a existir dificultades u obstáculos en tus relaciones.

apego

El objetivo de este artículo propuesto en The Lemon Tree Education no es que nos pongamos una etiqueta en nuestra manera de relacionarnos, sino ser conscientes de nuestros patrones, conocernos más, valorar nuestras estrategias y reconocer si van en línea con nuestra visión del mundo y, en este caso, con nuestra visión del tipo de relaciones que queremos crear.

“El amor no es necesidad, es preferencia. Si «necesitas», no amas, dependes”.

María Esclapez

Sobre el Autor

Alba Rodríguez

Alba Rodríguez

Alba es psicóloga general sanitaria y ha realizado un máster de migraciones internacionales, salud y bienestar. Ha llevado a cabo proyectos de cooperación internacional en Senegal, proyectos de inclusión con menores en riesgo de exclusión social así como talleres con adolescentes refugiados y menores víctimas de violencia de género. Su misión es conseguir el bienestar de la persona, la promoción de una sociedad inclusiva e intercultural y el desarrollo integral de las personas más vulnerables.

Deja un comentario

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad