Rompe tu ciclo: estrategias para contribuir al bienestar emocional

Rompe tu ciclo: estrategias para contribuir al bienestar emocional
14Oct 2023

El estado anímico depresivo es una de las condiciones mentales más comunes en todo el mundo. Estar inmersos en un ciclo de negatividad y apatía afecta a nuestra calidad de vida en todos los aspectos. Además, cuando se producen cambios significativos en nuestras vidas, tanto emocionales como físicos, pueden afectar a nuestro bienestar si no se hace una adecuada gestión de ello.

¿Cómo influye esto en nuestras vidas?

Las emociones negativas y el malestar emocional pueden ser paralizantes y, muchas veces, en vez de expresar tristeza o desesperanza, podemos sentir irritabilidad, falta de interés en actividades con las que antes disfrutábamos, problemas en el instituto/universidad o cambios en nuestros patrones de sueño y alimentación. Además, ya no es solo una cuestión de estado de ánimo, sino que puede afectar a la autoestima y a nuestras relaciones interpersonales. Se ve afectada la energía o la concentración, ya que el impacto de este estado se extiende mucho más allá de la mente, afectando física, emocional y socialmente.

En la sociedad actual, la presión por tener éxito, mantener relaciones exitosas y llevar un estilo de vida “perfecta” es constante; la mayoría de veces las redes sociales nos muestran una vida idílica poco realista que hace que aumenten los sentimientos de insuficiencia. Así, Instagram o Facebook, las expectativas externas ,la búsqueda incesante de la felicidad, pueden aumentar nuestra sensación de insatisfacción y sentir que los demás tienen una vida mejor que la nuestra. 

Es esencial pararse y ser capaz de ver más allá, diferenciar la realidad de lo que nos quieren hacer ver. La gente hace una selección cuidadosa de contenido, comparte sus momentos más felices y exitosos a la vez que omite los momentos difíciles y esto puede generarnos comparaciones, ansiedad, sentimientos de que no encajamos o rechazo a la vida que tenemos. 

Las personas buscamos validación constante y atención en línea, y esto refuerza la tendencia a mostrar una imagen positiva de nosotros. La edición y el filtrado de fotos también contribuyen a esta representación irreal, creando una brecha entre lo que se muestra en redes sociales y la realidad completa de la vida de las personas. 

Las dificultades y los problemas van a ir apareciendo a lo largo de nuestra vida y podemos tomar dos caminos; o perdernos en ellos y dejar que nos ahoguen, o asumirlos y buscar las soluciones posibles para aprender y generar cambios que nos beneficien. La clave de todo esto es una actitud flexible y positiva.

¿Qué hace que se mantenga este estado de ánimo más depresivo? 

Al igual que las preocupaciones son hábitos de la mente que podemos cambiar, muchas de las conductas que perpetúan estas sensaciones negativas también pueden modificarse. Vamos a ver algunos ejemplos muy comunes de comportamientos que tenemos que pueden mantenernos en este estado:

  1. Aislamiento social – Cuando comenzamos a no tener ganas de salir ni de interactuar con nadie nos encerramos en casa o en nuestra habitación. Esto hace que nos aislemos y aumenta nuestra sensación de soledad y desconexión. Debemos romper este ciclo de forma consciente y con esfuerzo para mantener relaciones sociales y buscar apoyo. Muchas veces el bienestar o esa sensación de disfrute debemos provocarla utilizando los estímulos externos, aunque no tengamos ganas ni nuestras sensaciones internas nos apoyen; las generamos nosotros de fuera hacia dentro.
  2. Pensamientos negativos automáticos – La autocrítica y la rumiación constante de pensamientos negativos alimentan las sensaciones negativas. Identificar y desafiar estos patrones de pensamiento es esencial para cambiarlos (puedes profundizar más sobre esto en este artículo).
  3. Falta de actividad física – La inactividad física influye en nuestro estado de ánimo, así como en nuestro sueño y alimentación. Hacer ejercicio de forma regular libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo, por lo que es esencial incorporar actividad física en nuestra rutina diaria.
  1. Falta de rutina – Esto es vital para incrementar nuestro bienestar. Tener horarios regulares para actividades como levantarse, comer, estudiar y hacer ejercicio puede proporcionar un sentido de estabilidad y control en medio del caos emocional. Sin embargo, también es crucial reconocer que la variabilidad es esencial para romper la monotonía; introducir pequeños cambios en la rutina por la mañana temprano o al final del día (15 minutos de yoga, por ejemplo), probar una actividad nueva o establecer metas alcanzables. Todo esto nos ayuda a reavivar el interés en la vida diaria y favorece el sentido de logro personal.
  2. Falta de autocuidado – Cuidar nuestra salud física, lo que comemos y nuestras horas de sueño son aspectos clave para nuestro bienestar. Esto está muy relacionado con el punto anterior, como establecer rutinas o planificar lo que vamos a comer, así como cuidar lo que hacemos antes de irnos a dormir para no tener un nivel de energía especialmente elevado y que podamos coger el sueño fácilmente. 

A veces, nos encontramos atrapados en bucles de pensamientos y emociones negativas, pero es importante tener presente que existen estrategias que podemos llevar a cabo para cambiar aquellas cosas que influyen y aumentan nuestro malestar.

Te lo cuenta...

Alba Rodríguez

Alba Rodríguez

Alba es psicóloga sanitaria y ha realizado un máster de migraciones internacionales, salud y bienestar, además de proyectos de cooperación en Senegal, con menores en riesgo de exclusión social así como talleres con refugiados e hijos víctimas de violencia de género. Trabaja como psicóloga en una ONG con niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad dando un servicio de atención terapéutica y realizando actuaciones de sensibilización y asesoramiento para la prevención de la violencia y la promoción de la salud mental. Su misión es conseguir el bienestar de la persona, la promoción de una sociedad inclusiva e intercultural y el desarrollo integral de las personas más vulnerables.

También te puede interesar

Deja un comentario

Dinos cómo podemos ayudarte. Te llamamos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad